MYPES, PYMES y EMPRENDEDORES EN BOLIVIA

viernes, 31 de octubre de 2014

Jornada de Conferencias INNOVADORES DE AMÉRICA

Lugar Paraninfo Universitario de La UMSA
Fecha 5 de Noviembre de 2014, Hrs 14:00
Ingreso Libre

Evento en Facebook: Jornada de Conferencias INNOVADORES DE AMÉRICA

Los Ganadores del Concurso Innovadores de América llegan a La Paz para dar un Ciclo de Conferencias y hablarnos de sus Emprendimientos.

Conferencistas:

- Franz Freudenthal Tichauer, Boliviano, Médico Titulado de La UMSA, Ganador de la categoría Ciencia y Tecnología con la Innovación "Dispositivos oclusores para cardiopatías congénitas"

- Enrique Galindo Fentantes, Mexicano. Ingeniero Químico egresado de la Universidad Autónoma de Puebla, con maestría y doctorado en la UNAM. Ganador de la Categoría Empresa e Industria. Con la Innovación "Fungifree ABr"

- David Hernández Salazar, Colombiano. Diseñador Industrial egresado de la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano. Ganador de la categoría Diseño con la Innovación "Ludófono"

- Oscar Amaya Montoya. Colombiano. Zooctenista. Creador de la Fundación Casa de la Ciencia. Ganador categoría Educación con la innovación "Estrategias para implementar una cultura de la ciencia y la investigación en el ambiente escolar"

- Sebastián Bustamante. Colombiano. CEO de la compañia Verdeate.com. Ganador de la categoría Sostenibilidad y Ecología con la innovación "Verdéate.com: reta a tu lado verde"

- Carlos Ortiz Espinosa. Colombiano. Jefe de Investigación, Desarrollo e Innovación de la Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburrá. Ganador de la Categoría Desarrollo Social con la Innovación "Cultura Metro"


Se otorgará Certificados de Asistencia

martes, 28 de octubre de 2014

Cioso: ingenio, reciclaje, mangos y herramientas únicas

Sus amigos le dicen Oso y su taller se denomina Cioso (Comercio e Industrias Oso). José Martín Vargas Rojas es propietario de una pequeña barraca que se dedica a fabricar herramientas, muchas de las cuales son únicas en el país, por lo que si encuentra un carril o una raspa de albañilería en alguna ferretería de La Pampa, el valle alto o alguna ciudad del occidente del país, lo más probable es que lleve el sello Cioso.

Nuestro emprendedor, además, recolecta trozos de madera desechados por otras barracas y los convierte en mangos para picos, azadones o hachas, y si los pedazos son más chicos, para badilejos y patos. Incluso probó reciclar acero para estas últimas herramientas. Con toda esta trayectoria, no es de extrañar que nuestro amigo Oso haya sido distinguido con el primer premio del concurso Emprendeideas de Soboce, versión 2013.

Los “productos estrella” de su taller son raspas y carriles (que vienen casados) y mangos para picos y azadones, pero también figuran marcos para sierras de carniceros, badilejos y patos de toda medida, y los rayadores de asfalto. Alguna vez se fabricaron incluso aradores de arroz para Chapare.

De todos modos, lo que más se vende son los carriles y raspas, dos artefactos muy demandados por los obreros de alta albañilería debido a la velocidad y precisión que permiten estas herramientas para moldear yeso en las paredes.

José Vargas recuerda que se interesó en esta actividad hace unos 20 años cuando un grupo de albañiles que conocieron estos instrumentos en Argentina y no lo hallaron en Bolivia retaron al amigo Oso a fabricarlos en su taller.

José Vargas aceptó el reto, aunque tomó tiempo y esfuerzo perfeccionarlos, sobre todo si se trata de un trabajo artesanal.

“Creo que la clave es la dedicación. Uno se enamora de su trabajo. He querido hacerlo y lo hice”, cuenta a tiempo de relatar que muchos otros carpinteros y propietarios de barracas trataron de imitar su obra sin mucho éxito. Por eso, si ve un carril y su raspa en el mercado o es producto argentino de 10 y 8 dólares respectivamente o es marca Cioso, de 34 y 26 bolivianos.

Algo parecido ocurre con los marcos (sierras de carnicero), trabajados con base en modelos brasileños y alemanes, pero adaptados a las exigencias de sus clientes. “Mi lema es producto de bolivianos para los bolivianos”, agregó. Esta misma lógica aplica en los badilejos y patos, diseñados para manos de los albañiles del país estableciendo la diferencia con los productos chinos. Estos dos últimos, así como los mangos para instrumentos de labranza, están elaborados con material que las barracas y mueblerías desechan o las regalan para leña.

Nuestro emprendedor empleó tornos construidos por la propia familia para los moldes redondeados y una copiadora automática para los mangos ovalados, de donde además, se extrae una viruta suave que nuevamente es reutilizada, esta vez para el piso de las granjas de pollos.

PERFIL

Talento

• José Martín Vargas Rojas tiene 54 años. Estudió Ingeniería electromecánica, aunque no concluyó la carrera por razones de trabajo.

• Toda su vida la dedicó la madera y metales, tarea que heredó de su padre, que era carpintero y herrero. También recuerda a su madre que ayudaba con las ventas en la calle Guatemala.

• Otra gratitud es para con su hermano, quien le ayudó a implementar los tornos.

• Ahora, su esperanza son sus cinco hijos: Karen, Reynaldo, Paola, Brian y Carolina. “Ellos tienen que perfeccionar el trabajo porque ahora viene la tecnología”, comentó.

• Su hija Karen estudió Mecánica Industrial y, como él, parece ser una persona que también se enamora de esta actividad, según refiere el padre.

Proceso

• Cioso, un taller familiar con más de 20 años de vida. Actualmente, busca formalizarse como empresa.

• Su herramienta estrella es la copiadora de mangos, pero también figuran tres tornos habilitados por la familia, garlopas, lijadores, tornillos sin fin, rociadoras, arcos, pedestales, guillotinas y otros.

• Cioso tiene gran demanda de las raspas con sus respectivos carriles.

• El carril, salido del taller, cuesta 34 bolivianos, y la raspa 23. Si estos productos llegaran de Argentina, costarían 10 y 8 dólares.

• Los mangos para azadón cuestan 10 bolivianos y para picos, 12.

• Los badilejos oscilan desde 90 bolivianos hasta 160, según la medida.

• El pato cuadrado va desde 100 hasta 160 la docena.

• Los canaleadores para divisor, 80 bolivianos la docena, y el cantonero a 70.

• Los productos tienen alta demanda en el valle alto y valle bajo. En la ciudad, los productos se ofrecen en ferreterías de La Pampa y zonas periurbanas.

• Para contactos: 4036320, 72295498 y 72736660.

En la terminal aérea: Productores ofrecen Café de Altura

Productores de La Paz inauguraron este lunes el primer servicio de Café de Altura en el Aeropuerto Internacional de El Alto con el objetivo de brindar a los visitantes nacionales y extranjeros el mejor producto orgánico y de calidad. Eugenio Vilca, presidente de la entidad gremial que produce en Caranavi con procesos naturales y a 1.500 msnm, destacó el esfuerzo por ofrecer una deliciosa taza de café a públicos exigentes.

EMPRENDIMIENTO

Una variedad de presentaciones del producto final, café y granos aún no procesados, fueron la muestra del nuevo emprendimiento que puso en marcha la Federación de Caficultores Exportadores de Bolivia (Fecafeb) en la terminal aérea.

Con la presencia de Víctor Hugo Vásquez, viceministro de Desarrollo Rural Villca, presidente de dicho gremio y representantes de organizaciones de productores de los Yungas de La Paz, se inauguró la primera cafeterías de las tres que tienen planificado abrir en la ciudad de La Paz.

Villca informó que abrirán la segunda sucursal en Miraflores y la tercera en el centro paceño. Resaltó la apertura realizada ayer en el Aeropuerto. “Con la apertura de esta cafetería se le da la opción a los pasajeros de probar un café de altura”, resaltó el dirigente.

domingo, 26 de octubre de 2014

El pan de Laja gana mercados y productores quieren exportarlo

"Vivimos del pan de Laja. En ningún lugar pueden igualar nuestro pan”. Las expresiones corresponden a Carmelo Cori, presidente de la Asociación de Panificadores 10 de Septiembre.

No es para menos el orgullo que la expresión refleja. Desde hace cuatro años la producción de ese pan artesanal vive un auge: fue declarado patrimonio paceño, se formalizó una asociación de los panificadores, además que se consolidó la venta del producto en otros departamentos, y hasta hay quienes sueñan con comercializarlo en el exterior.

El principal mercado de este producto es la ciudad de El Alto, debido a que en esa urbe -mencionan los panificadores consultados- están sus "mayores consumidores”. Pero desde hace dos años, ingresaron con éxito al mercado de Santa Cruz.

La escalda comenzó cuando el pan de Laja fue declarado Patrimonio Inmaterial de la ciudad de La Paz el 2010 por la Gobernación paceña. A raíz de ese reconocimiento -afirma Cori- la producción se incrementó en un 50%, debido al incremento de la demanda.

Luego vino la formación de la asociación que consolidó el agrupamiento de 57 panaderos (42 panaderos producen todos los días, comercializan dentro y fuera del municipio, el resto produce pan dos a tres veces por semana, para venderlo en el lugar y en la tranca).
Las ciudades donde más se comercializa el pan son: La Paz, El Alto, y Santa Cruz. Otros espacios donde se lo vende son las ferias anuales y semanales de los municipios, entre ellos Viacha, Achacachi y Guaqui.
María Mercedes Cori Alejo, manda a Santa Cruz 1.500 panes, cuatro veces a la semana. "Aquí han venido a buscar ellas (comerciantes), mi hermana mandaba, y ahora yo mando”.

Un negocio, mil historias
A minutos de llegar a Laja, desde la carretera se vislumbran las torres de su histórica iglesia, que data del siglo XVI, y que causa mucho interés a viajeros y turistas, que se detienen para visitarla. Pero lo que más llama la atención al recorrer las calles de esta localidad, es que todas las tiendas tienen una canasta semionda en la que ofertan el pan artesanal de Laja.
Una de las panificadoras es la señora Janeth Aliaga, que comercializa su producto en el retén policial. Sus principales compradores son los choferes y pasajeros, que atraviesan por esa región rumbo a su destino.
Aliaga recuerda que desde niña se dedica a este ámbito, y cuenta que incursionó en él cuando su madre quedó viuda. A los 12 años comenzó a vender pan en la "tranca” de Laja, para ayudar a mantener a sus cuatro hermanos. "Mi papá, mi mamá, mis abuelos hacían pan, con esto no más se sobrevivía siempre en Laja”, sostiene.

En el caso de Eulogio Merlo Cortés, éste empezó a producir pan hace tres años. Ingresó a este ámbito porque se trata del negocio de su familia. "Yo no era panadero hace tres años que hago, y como el maestro me fallaba he tenido que aprender”, asegura.

El pan de Laja se comercializa a 40 centavos, Janeth Aliga reconoce que se obtiene ganancias de la venta. "Para qué vamos a decir que no, se gana, para sostener y mantener a los hijos”. Datos del censo 2012 muestran que Laja tiene 23.673 pobladores, muchos de ellos dedicados al negocio del pan artesanal. Una de ellas es Janeth, quien sueña con comercializar el producto en países del exterior. "Me gustaría que este pan se exporte, ya que es un patrimonio”, asegura.

Inversión y mercados
Inversión Se invierte un aproximado de 250 bolivianos por quintal de harina, más los ingredientes, sal, agua y otros. Además del precio de la leña que se adquiere de barracas.
Producción Un quintal elabora alrededor de 900 panes que son comercializados a 0.40 centavos. Que hace un total de 360 bolivianos.
Actualidad Se incrementó el 50% de las ventas, en cuatro años. En la actualidad los panificadores de Laja utilizan 1.800 quintales de harina al mes.
Mercados Los mercados donde más se comercializa el pan de Laja son: La Paz, El Alto, Santa Cruz y los municipios, en sus ferias semanales y anuales.

Un legado para su descendencia
La mayoría de los panificadores de este municipio aprendieron el oficio desde niños, ayudando a sus padres a realizar un producto, que con el tiempo se convirtió en su fuente de recursos.
Janeth Aliaga heredó la habilidad de preparar este pan saludable de sus padres Francisco Aliaga y Clementina Sentellas, hoy en día ella inculca a sus dos hijos mayores a que también aprendan.
Así también recordó Carmelo Cori, presidente de la Asociación de Panificadores 10 de Septiembre, que sus abuelos hacían pan hace mucho tiempo y es una costumbre. "Nuestros padres hacían siempre pan, como ya son de la tercera edad, ya los hijos continúan. Ahora mis hijas también ya hacen, yo ya hago poco”.
Flora Ivañez, de 19 años, expresó que desde niña empezó ayudar en los hornos hacer pan y ahora le ayuda a su hermana, "Hago de todo; horneo, amaso, todo” aseguró que el trabajo no es pesado, "es no más fácil”, sonrío.
Por ello, la elaboración del pan de Laja es una herencia que pasa de generación en generación.

sábado, 25 de octubre de 2014

Ofrecen 125 becas para mujeres con interés de progresar

La Municipalidad de Cochabamba, a través de la Oficialía de Desarrollo Económico, ofrece 125 becas completas a mujeres emprendedoras para que sean capacitadas en oficios productivos de mayor demanda en el país

Podrán elegir estudios de gastronomía y repostería, gastronomía y comida rápida, peluquería y peinado, fabricación de calzados y corte y confección.
“Es para todas las mujeres que necesiten cambiar su vida”, expresó el técnico de la Oficialía de Desarrollo Económico Enrique Encinas.
La capacitación tendrá una duración de 4 meses. Será en horarios que se acomodarán a los tiempos disponibles de las postulantes.
Para optar a estas becas las personas interesadas solo necesitan apersonarse a las oficinas de la Oficialía, ubicadas en el pasaje Sucre, a media cuadra al oeste de la plaza 14 de Septiembre.
Para postularse, las mujeres solo deben presentar su carnet de identidad más una fotocopia.
“Lo más importante son sus ganas de salir adelante”, acotó Encinas

Esta es la segunda versión de las becas para mujeres, para este 29 de octubre se prevé la graduación de las primeras 125 beneficiarias que concluyeron la capacitación.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Quime educa líderes y crea alternativas para el desarrollo local

Está en una hoyada protegida por montañas cubiertas por eucaliptos a la que se llega después de transitar un camino serpenteante. Quime es un municipio creciente en donde se desarrollan varias actividades para mejorar la seguridad alimentaria y el empoderamiento de nuevos líderes como parte de un proyecto. El lunes se inauguró un centro de formación integral en el marco de ese proceso.
Ubicado en la provincia Inquisivi, en el departamento de La Paz, Quime es el epicentro del proyecto "Seguridad y soberanía alimentaria integral para el desarrollo del Municipio de Quime”. Éste es uno de los primeros proyectos apoyados por la Unión Europea (UE) que tiene la figura pública-privada, en la que el gobierno municipal lidera el proyecto y la ONG Soluciones Prácticas brinda el soporte técnico.

Módulos de capacitación, talleres de sensibilización, espacios de concertación públicos y privados se llevaron a cabo para apoyar la promoción económica y gestión medioambiental a través de políticas públicas.
En el proyecto participan varias organizaciones campesinas de Quime como Piscicultores La Rinconada, Aves de Postura Pongo B-2, Asociación Integral de Productores de Camélidos Airproca-Choquetanga y la Asociación Integral de Apicultores Quime, todas ellas legalmente establecidas.

"Fuimos a visitar el criadero de truchas en Pongo( B-2), un huerto pequeño con vegetales con lechuga, zanahoria, cebolla, tomates y fresas. Luego estuvimos en la planta de producción de huevos. Ahora entiendo por qué se ven tan bien, eso es porque llevan una dieta muy saludable que disfrutan gracias a su trabajo y el apoyo de la Unión Europea”, manifestó el embajador de la UE en Bolivia, Timothy Torlot.

Torlot detalló que hay muchos programas que realiza la UE en Bolivia que implican millones de euros, pero que el valor de su trabajo se reconoce cuando visita el campo. En la actualidad, 845 familias que pertenecen a los cantones de Quime, Choquetanga y Figueroa participan en el proyecto.
Un lugar para los líderes
El centro de capacitación y formación integral de líderes locales tiene dos pisos. En la planta baja algunos de los tejidos elaborados por las mujeres del municipio se exhiben cerca de las máquinas de coser. En la infraestructura recién inaugurada se realizarán talleres de costura, tejidos, cocina y repostería, entre otros.

El segundo piso está dispuesto para que los líderes de la comunidad se reúnan y fortalezcan sus capacidades para el desarrollo económico del municipio y sus habitantes. El terreno fue cedido por la Central Agraria Túpac Katari, el apoyo financiero del gobierno municipal de Quime, la UE y la Central de Mujeres Campesinas Bartolina Sisa y el acompañamiento de Soluciones Prácticas.

El representante de Soluciones Prácticas, Víctor Yapu, comentó que el centro es sólo una parte del proyecto de seguridad alimentaria. "Este proyecto en su conjunto tiene un costo total de 212 mil euros financiados por la UE, del cual el 10% por el municipio de Quime y una buena participación de las Mujeres Bartolina Sisa. La construcción tuvo un costo de 37.000 euros (...)”.
Las actividades iniciales del centro establecen preparar a 30 jóvenes, hombres y mujeres, como líderes en sus comunidades. Asimismo, 55 mujeres ya se encuentran trabajando en el área de tejido y costura.
El alcalde de Quime, Paulino Villanueva, indicó que para la comunidad es una gran oportunidad de generar recursos más allá de la actividad minera. "Aquí vamos a capacitar a los líderes del municipio y también servirá para que se hagan tejidos y costura. Seguramente al interior de este centro vamos a generar nuevos proyectos”.


La oficial de Proyectos de Desarrollo Económico local de la UE, Mónica Rodríguez, explicó que es momento de impulsar las alianzas públicas y privadas para empoderar en mayor medida a las autoridades locales.
"Los líderes tienen contacto con la realidad, son jóvenes que conocen la situación en sus comunidades, pero también tienen capacidades para priorizar las necesidades y proponer alternativas para su solución”, dijo.
Rodríguez indicó que el espacio para costura y tejidos en el centro servirá también para convertirse en un espacio de diálogo.
El municipio trabaja además en la producción hortícola y la nutrición familiar a través de cuatro planes de negocios.
La miel, la crianza de camélidos, los tejidos, la piscicultura se constituyen en alternativas productivas que son una forma de empoderar a los habitantes de Quime, pero a la vez que sean actividades que signifiquen una reducción de riesgo y la adaptación al cambio climático.

Un proyecto y sus acciones en el municipio
Proyecto El proyecto "Seguridad y soberanía alimentaria integral en el Municipio de Quime” ha trabajado en el tema de reducción de riesgos. Hasta la fecha se han realizado tres campañas de sensibilización para el cuidado del medio ambiente a través del recojo de basura y el uso responsable del agua.
Principios Los principios estratégicos del proyecto comprenden la inclusión de sectores marginados, transparencia y rendición de cuentas, igualdad de género, medio ambiente sostenible, buen gobierno y derechos humanos.
Peligros La extracción minera, el chaqueo, el vertido de desechos a los ríos son algunos de los factores que están afectando negativamente al medio ambiente afectando la calidad de producción agrícola y el desarrollo sostenible de Quime. El proyecto se aboca a informar, sensibilizar y capacitar sobre prácticas que reduzcan el daño a su entorno y su economía.

martes, 21 de octubre de 2014

Productores del norte potosino venden harina de oca

Harina de oca es el producto por el que apuesta Ecomalva SRL, una empresa comunitaria compuesta por productores indígenas de dos asociaciones del norte de Potosí.

“Es un producto ecológico con alto valor nutritivo y sirve para elaborar toda clase de repostería”, explica Abel Jarro, coordinador del Programa de Desarrollo Integral Interdisciplinario (Prodii). El kilogramo de harina de oca está a 15 bolivianos y la producción mensual es de 10 toneladas.

Otro producto elaborado con el tubérculo de la región andina, es el api que tiene alto contenido de calcio. La producción mensual es de cinco toneladas y se venden 200 gramos a cinco bolivianos. Ecomalva también ofrece galletas de oca, las cuales, por su valor nutritivo, tuvieron buena acogida en el mercado regional. El costo de 300 gramos es 12 bolivianos y su producción mensual es de 10.000 cajas.

Unificación

Ecomalva unifica dos gremios: la Asociación de Productores de Hierbas y Mates (Aprohima), que está compuesta por 39 socios del distrito Tomoyo de Pocoata, y la Asociación de Productores de Kawi Torko Pocorasi (Aprokat), con 26 socios del distrito Uma Uma del mismo municipio.

Los 65 productores del norte de Potosí trabajan en la transformación, distribución y comercialización.

Aprokat trabaja con la harina de oca y Aprohima oferta cinco tipos de mates: el primero es el tusawayu, hecho de una hierba aromática, bueno contra el estrés y el cansancio; el segundo, recomendable para calmar los espasmos nerviosos, es la infusión de muña (en ambos casos, las hierbas son propias del norte potosino); el tercero, el mate de manzanilla posee propiedades antiinflamatorias; el cuarto, el de hinojo ayuda a que las madres lactantes “tengan más leche”, y, finalmente, el mate de cedrón, es un “santo remedio” para los dolores de estómago, comenta Jarro.

La producción mensual de la empresa comunitaria por cada uno de estos cinco productos es de 20.000 cajas, según los productores.

En ambas asociaciones, la materia prima se produce en Pocoata y las plantas de transformación se encuentran en Llallagua.

Consolidación

Tras una década de éxitos y tropiezos, los productores de Ecomalva trabajan en la consolidación de contratos para exportar sus productos a la Unión Europea y a la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

Mientras tanto, ofertan sus productos en farmacias y puntos de venta ecológicos de La Paz, Cochabamba, Oruro y Llallagua (Potosí), departamento en el que tienen su principal tienda de distribución.

Aprokat genera utilidades de 20.000 bolivianos al mes, mientras que Aprohima beneficia a los productores con 15.000.

Jarro explica que las estrategias desarrolladas para comercializar sus productos se enfocan en las ferias regionales. El objetivo es “sensibilizar” a las personas a que consuman productos ecológicos.

Empezaron con menos gente y reducida inversión, pero, con esfuerzo, surgieron. Aprohima cuenta con maquinaria de última tecnología, como su envasadora de mates de infusión EB12.

Aprokat no se queda atrás, porque cuenta con un molino, mezcladora, batidora, amasadora y un horno industrial, precisa Jarro.

Oca al horno o partida en rodajas para sopas ya no son las únicas formas de consumo del tubérculo, porque ahora, está disponible en harina. Tortas, galletas, api o queque son las nuevas posibilidades de degustar el manjar andino.

Proyectos ganadores

• Los dos proyectos de Ecomalva SRL fueron presentados entre un total de 217 planes similares de producción asociada, a nivel nacional, al Fondo Concursable–Incremento y Diversificación de las Exportaciones, lanzado por el Gobierno con el apoyo de la Unión Europea (UE).

• Fueron seleccionados dentro de los 31 proyectos que a principios de mes recibieron los certificados que los acreditan como ganadores, en un evento realizado en Cochabamba con la presencia de representantes del Viceministerio de Comercio Interno y Exportaciones, Promueve Bolivia y el Programa de Apoyo a la Promoción del Crecimiento y la Diversificación de las Exportaciones (Proex).



Oca

La fábrica de la harina de oca y sus derivados está ubicada en Llallagua. Para su instalación, se invirtieron 150 mil dólares.

Actualmente, Ecomalva produce galletas de sabor chocolate y vainilla, además del api de oca.

Toda la maquinaria es industrial. Con un solo preparado se puede hacer hasta mil bolsitas de galletas de 40 gramos. Cada bolsita cuesta a tan solo un boliviano.



Mates

La infraestructura y maquinaria de la fábrica de mates costó más de medio millón de dólares, inversión que se refleja en el trabajo, porque por día se elaboran 250 cajas de mate, cada una con 20 sobres, pero, si la demanda fuera más, Ecomalva está en la capacidad de incrementar su producción en 98 veces más.

El costo de los 20 sobres es a 8 bolivianos.



Capacitaciones

Prodii brinda capacitación a los socios de Aprokat y Aprohima en la promoción de sus productos. También los asesora en la organización y en conseguir financiamiento.

Pero las dos fábricas y sus trabajadores son totalmente independientes, resalta Jarro, a tiempo de mencionar que cuentan con registro sanitario y tienen “productos garantizados”.



Exportaciones

Ecomalva destina sus productos al desayuno escolar de la región potosina y lo ofrece en ferias nacionales. Su aspiración es llegar a mercados de Europa y Estados Unidos.

Los socios esperan alcanzar este objetivo porque ambas asociaciones recibirán el 80 por ciento del costo de sus proyectos. El monto de los contratos está entre los 896 mil bolivianos para cada asociación.