MYPES, PYMES y EMPRENDEDORES EN BOLIVIA

martes, 19 de agosto de 2014

Raqaypampa rompe esquemas con galletitas T'ikita

Raqaypampa es una comunidad digna de admiración. No en vano se hacen diversos estudios sobre ella. Su nivel de organización es envidiable, está a punto de convertirse en la primera comunidad indígena originaria con autonomía, y con la consolidación de sus galletitas de trigo T’ikita logra la primera Oecom (Organización Económica Comunitaria), reconocida por la Constitución Política del Estado (CPE), es decir, una empresa que invierte las ganancias en la misma comunidad.

Era junio de 2012, cuando empezó a gestarse la idea de tener una industria propia, que les comprara el trigo a precio justo, les diera empleo y generara ganancias para la sociedad, aportando así seguridad alimentaria de su comunidad.

Entre noviembre y diciembre del mismo año, el proyecto estaba definido: crear una industria de galletitas de trigo con enfoque biocultural.

El técnico de la autonomía de Raqaypampa, Clemente Salazar, propuso el nombre de T’ikita (florcita, en qhechua), nombre que fue bien recibido por los representantes de la comunidad Melesio García (asambleísta departamental) y Gualberto Albarracín (Central de Raqaypampa).

Los comunarios dieron como cuota de arranque un aporte voluntario en granos, que sumó los 220 quintales. La Alcaldía de Mizque los ayudó con transporte y logística, mientras que el Instituto Socio Ambiental (ISA-Bolivia), hizo de brazo operativo buscando capacitar a los comunarios, tanto en industria de panificación como en administración de empresas.

Según Óscar Tordoya, responsable del Departamento de Desarrollo Económico y Productivo de ISA Bolivia, éste fue un verdadero desafío para todos, tomando en cuenta las distancias y que muchos comunarios aún no tenían la formación requerida para este proyecto, pero sí mucha voluntad y entusiasmo. Pero también estaban los prejuicios que el resto de la sociedad tiene sobre higiene y salud de una comunidad campesina.

Pese a ello, la empresa IC Norte pasó por alto estos prejuicios y abrió gratuitamente sus puertas para que los comunarios reciban conocimientos básicos no sólo en elaboración del pan, sino también en nutrición, higiene, salud y algo de administración.

Superada esta fase, el Programa Nacional Biocultura, al mando de Javier Medina y Jorge Choquehuanca, proveyó, a través de la Cooperación Suiza para el Desarrollo (Cosude) fondos para la compra de maquinaria argentina de panadería.

Esta vez se tuvo que llevar a un panadero experto hasta Raqaypampa a probar los nuevos equipos con los comunarios ya capacitados. Paralelamente, el directorio de la Oecom e ISA gestionaron los aspectos legales para conseguir la personería jurídica, registro sanitario y el NIT para tema de impuestos.

Inauguración

Las primeras galletas se produjeron a mediados de 2013, pero fue recién el 3 de octubre de ese año cuando T’ikita era formalmente inaugurada con la presencia de representantes de la Misión Suiza y de Gonzalo Mérida (Oficial Nacional del Programa), quienes tuvieron que desplazarse hasta la fábrica de galletas, ubicada en la comunidad de Salvia (alturas de Mizque, cono sur cochabambino).

Su primer cliente fue la Alcaldía de Mizque, que compró las galletitas para incluirlas en el desayuno escolar para los niños de los colegios del municipio.

Con este nuevo paso, explica Tordoya, se cerró un círculo en el que el productor vende su trigo a la misma organización que le da empleo y del que es socio. Esta organización, a su vez, vende el producto con valor agregado a la Alcaldía del lugar, la que finalmente lo reparte entre los mismos hijos de los comunarios en la escuela. Y las ganancias se invirtieron en obras comunales.

Aporte social

T'ikita rompe muchos paradigmas y muestra la gran capacidad productiva y de transformación en comunidades indígenas originarias. Tiene un aporte social, pues genera valor agregado a las materias primas, busca reducir la migración campo-ciudad otorgando alternativas laborales dignas en las mismas comunidades, y fomenta la participación equitativa de la mujer campesina, el cuidado y buen uso de la tierra, y la revalorización de la gente del campo, y consolida la industrialización de la materia prima para lograr la soberanía alimentaria.



ORGANIZACIÓN

Todos venden el trigo, trabajan y ganan

Una característica de la Oecom creada a partir de la industrialización de las galletas de trigo es que todos son socios, todos pueden vender su trigo a precio justo a la fábrica, todos tienen las mismas posibilidades de ser empleados y todos pueden participar de las ganancias.

Una condición para la compra de trigo es que éste haya sido cultivado de forma agroecológica sin pesticidas ni fertilizantes químicos.

En cuanto al empleo, como sólo hace falta una docena de trabajadores, existe el acuerdo de que los puestos vayan rotando.

Cada subcentral ofrece su candidato que será capacitado y ocupe el lugar de otro en un tiempo determinado. Los detalles de esta rotación aún están en discusión, pues también se exige que nadie puede dejar su trabajo agrícola. Actualmente, el comunario Wilfredo Ceballos es el codirector de la Oecom de Raqaypampa.

En cuanto a las ganancias, la comunidad decide si se las destina a obras sociales o en una reinversión en la fábrica.



MERCADO

Una vez más, a romper los prejuicios

Una vez logrado un producto competitivo, sabroso, higiénico y saludable, el siguiente desafío era buscar mercados. No bastaba con ofrecer las masitas a la Alcaldía. Otra vez había que romper los prejuicios sociales sobre un producto campesino.

En diciembre de 2013, por gestión del viceministro de Autonomías, Gonzalo Vargas, las masitas se incluyeron en canastones navideños de varios ministerios.

Las galletitas también fueron llevadas a ferias en La Paz y Santa Cruz, donde la población se convencía de la calidad y las compraba en cantidad.

Empresarios del exterior preguntan por el producto, conocedores de su valor nutritivo, social y ambiental.

Actualmente, se busca un puesto en La Cancha, pero hasta entonces los pedidos pueden hacerse al 71794090, 71492703 y 4019316 o en la calle Apurimac e Ismael Céspedes en Sarco.

Los precios: la bolsa de un kilo, 36 bolivianos; la de medio, 20; la de cuarto, 10, y las escolares de 40 gramos a dos bolivianos.

La idea ganadora: desarrollo clonando plantines

Un día, Raquel Orellana quiso llenar de rosas un lote en la localidad de Bella Vista, en Quillacollo. Pero se encontró con un problema: tuvo que acudir a muchísimos propietarios, le tomó bastante tiempo y el resultado, en estos casos, no siempre es alentador: el producto no tiene una calidad uniforme.

Entonces se le ocurrió una idea que la puso en práctica en chiquito, con buenos resultados, y que hace un par de semanas le sirvió para ganar el primer premio del concurso EmprendeIdeas Mujer, organizado por Soboce. ¿La idea? Clonar plantines para venderlos.

Raquel no es agrónoma (el agrónomo es su esposo, Juan Carlos, con quien hace equipo de trabajo), pero, gracias a las becas conseguidas durante su vida de estudiante, ella aprendió mucho con los estudios que hizo en Rusia, donde se graduó en ingeniería tecnológica, y en Suiza, donde hizo maestrías en química orgánica. Justamente allí fue donde conoció la técnica de clonación de plantas in vitro, y ahora que está en Bolivia decidió aplicar sus conocimientos inicialmente en laboratorios de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) y después en el Centro de Investigaciones Químicas, que también funciona en Quillacollo, y cuyo propietario, Marcelo Bascopé, apoyó el proyecto en cuanto lo conoció.

Se comenzó con el lisianthus, muy reclamado en el mercado de las flores, con excelentes resultados y una venta casi inmediata debido a su alta calidad. Después se probó con frutales: manzanos y duraznos, también con resultados prometedores, aunque éstos aún no se los ha comercializado.

Los resultados de la investigación constituyen una gran alternativa para floricultores y fruticultores. Por eso, surgió la idea de fundar Agro BioTech Bolivia para ofrecer los plantines al por mayor y con valor genético agregado y cubrir el 10 por ciento del mercado local de flores y frutas. Se puede vender, por decir, mil plantines de la especie que el cliente pida a 15 o 25 bolivianos la unidad.

También se ofrece fertilizantes y asesoramiento en cultivos, y se espera la certificación del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria Forestal (Iniaf) y del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag), una vez que estas instancias concluyan la normativa para floricultura y fruticultura.

Así, este proyecto es todo un reto no sólo empresarial, sino también científico, considerando el poco acceso a la tecnología en Bolivia. En contrapartida, los efectos multiplicadores no se quedan en la emprendedora y el cliente, que tendrán plantines mejorados, homogéneos y sanos, sino que se extiende a la sociedad, la economía agrícola y la seguridad alimentaria.

Por eso, después de un largo proceso de selección y capacitación, EmprendeIdeas Mujer entregó finalmente el premio de 40 mil bolivianos a esta iniciativa.

¿Cómo califica esta noticia?

En las pymes están los empleados más felices

Los trabajadores de las pequeñas y medianas empresas (pymes), es decir, firmas que tienen entre 30 y 100 empleados, son más felices que los que trabajan en compañías medianas y grandes. Así lo revela el estudio Empleador Líder 2013-2014 de la empresa de gestión Human Value. En las pymes, el 75,3% de los funcionarios está satisfecho.

En la investigación se hicieron más de 15.000 encuestas en 50 empresas de los nueve departamentos. Entre ellas se encontró que la mayoría del índice de satisfacción laboral bajó a un 72,4% con respecto al año pasado que era el 74%. Esto pese al doble aguinaldo y los incrementos salariales.

¿Cómo se explica que sean las pymes las que tengan un mejor clima laboral? Juan José Jáuregui, gerente general de Human Value, dijo que se puede percibir que al contar con pocos trabajadores, estos se identifican con la organización y están dispuestos a generar un buen clima laboral. “Son más creativas porque hay nuevas regulaciones, pero saben cómo motivar al personal”, afirmó el experto.

En las empresas grandes (arriba de 500 empleados) el índice de satisfacción es un 73,3% y en las medianas (entre 101 y 499) es un 68,8%.

Incide en la producción
Los empleados felices son más productivos que aquellos con actitud negativa. “Romper con ambientes rígidos mejora la comunicación y la seguridad en el empleado”, precisó Jáuregui
Entre los aspectos que influyen de manera negativa en la satisfacción de los colaboradores, se identifica la falta de comunicación. No se recibe una retroalimentación sobre el desempeño.

Dinero publicará en una edición especial el ránquin Empleador Líder 2013-2014 el próximo martes 26 para dar a conocer a las compañías grandes, medianas y pequeñas con las mejores prácticas en recursos humanos

miércoles, 13 de agosto de 2014

Patentes tecnológicas para el desarrollo

La región requiere incrementar la introducción de nuevas soluciones tecnológicas versátiles y eficientes en el uso de recursos para superar los desafíos del desarrollo. CAF ha identificado la necesidad de promover la generación de tecnologías innovadoras patentables orientadas a la solución de retos locales y globales no solo para potenciar las capacidades tecnológicas de los países de América Latina y el Caribe, complementando así sus sistemas nacionales de innovación tecnológica, sino también para contribuir a incrementar las exportaciones de alta tecnologías desde la región.

Para este propósito, CAF ha lanzado la Iniciativa Regional de Patentes Tecnológicas para el Desarrollo, que busca incentivar la presentación por parte de individuos e instituciones de conceptos tecnológicos patentables, así como la creación de Incubadoras de Patentes en la región.

A través de esta iniciativa CAF espera poner a disposición de los inventores e innovadores de la región herramientas necesarias que contribuyan a liberar su potencial creativo en la conceptualización de tecnologías e incrementen la actividad de patentamiento vía internacional de nuestros países.


Programa de cultura emprendedora empezó etapa de ferias zonales

Con el objetivo de brindar apoyo a las ideas de negocios de jóvenes estudiantes, el domingo 17 se realizará la segunda feria macrodistrital, será en la plaza del Bicentenario desde las 09.00 hasta las 14.00 horas.

El Gobierno Autónomo Municipal de La Paz, a través del programa Cultura Emprendedora, inició la etapa de exposición al público de las ideas de negocios que tienen los jóvenes. El domingo 10 se realizó la primera feria macrodistrital en la plaza Abaroa y el 24 de agosto se realizará la última en la plaza Villarroel.

En esta décima versión participan 175 unidades educativas del municipio con jóvenes de 16 a 21 años de edad que muestran modelos de negocios en producción, servicios y otras alternativas, explicó William Romecin, responsable del Programa Cultura Emprendedora.

Las ferias son la culminación de un previo trabajo de capacitación en emprendedurismo y en la elaboración de ideas de negocios que se realiza en las aulas de sus colegios.

El programa sensibiliza a los jóvenes dándoles a conocer una alternativa al trabajo cotidiano. “Queremos que los muchachos puedan emprender sus propios negocios, ser sus propios jefes y así poder autoemplear a los bolivianos y generar una mejor La Paz para el futuro”, aseveró.

Las mejores ideas, luego de un proceso de selección y clasificación mediante estas ferias, reciben un capital para poner en práctica la iniciativa.

“El Gobierno Autónomo Municipal de La Paz actualmente invierte aproximadamente Bs 40.000 en premiar la iniciativa de estos jóvenes; queremos generar esa cultura emprendedora, mostrarles que tienen la cabeza llena de ideas creativas y expandir esto”, comentó Romecin.

martes, 12 de agosto de 2014

lunes, 11 de agosto de 2014

LOS PEQUEñOS, MEDIANOS Y MICROEMPRESARIOS SON PARTE DE LA PRODUCCIóN QUE IMPULSA LA ECONOMíA EN BOLIVIA

Los pequeños, medianos y microempresarios (pyme) son parte de una cadena productiva que gira para poder subsistir en Bolivia.

Estos sectores suelen trabajar sin horario, a veces sin vacación y, en la mayoría de los casos, se trata de empresas familiares en las que trabajan papá, mamá e hijos.

La presidenta de la Cámara Departamental de la Pequeña Industria y Artesanía (Cadepia), Luzmary Zelaya, destaca que en el país es posible dar trabajo, contratar y subcontratar.

“Lo más importante es que eres tu propio jefe”, resalta, aunque acota que no hay horarios para concluir la jornada laboral ni vacaciones.

Las empresas medianas y pequeñas son “de subsistencia”, que viven, sobreviven y además luchan de forma permanente.

Entre los factores que amenazan a las pyme está el contrabando, principal enemigo para sus emprendimientos.

Cuestiona que si por un lado los negocios se inclinan por la formalidad de su funcionamiento, es necesario cortar con la “competencia desleal”.

Zelaya asegura que hay empresarios pequeños que cumplen con las exigencias para tener autorización del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag), cumplen con el Número de Identificación Tributaria (NIT), registros ambientales y todos los trámites exigidos para su funcionamiento legal.

“Pero, llegado el momento ingresan productos de afuera. Ni siquiera en el etiquetado se cumple la norma”, reclama.

La representante exhorta al Gobierno a que actúe para lograr que las empresas pequeñas puedan crecer y adquirir mayor importancia “para que el país siga creciendo”.

Entretanto, el Viceministerio de la Micro y Pequeña Empresa impulsa la micro y pequeña empresa generadora de más del 80 por ciento del empleo en Bolivia. Esta entidad asegura que lideriza el fortalecimiento de las micro y pequeña empresas (mype) “como soporte importante en la construcción del nuevo modelo económico boliviano, promoviendo su tránsito a la conformación de medianas empresas y mejorando la calidad del empleo y de la producción de las mypes en el país” , en el marco de la economía plural.