MYPES, PYMES y EMPRENDEDORES EN BOLIVIA

viernes, 27 de marzo de 2015

Tres aplicaciones financieras innovadoras ganan INNOVALAB

Banco BISA eligió a los tres grupos ganadores del primer laboratorio de innovación INNOVALAB realizado en La Paz y las aplicaciones seleccionadas fueron “BISA Life”, “Chuspita” y “Relámpago”. Los grupos multidisciplinarios que trabajaron maratónicamente –durante 48 horas- en la creación de estas soluciones tecnológicas recibieron un incentivo económico y, lo más importante, ingresaron a una fase de incubación que les dará la posibilidad de desarrollar sus proyectos y hacerlos factibles para su uso en un mercado real.

“Banco BISA desafió a 50 jóvenes profesionales de La Paz y El Alto a que crearan productos tecnológicos e innovadores para su uso en la Banca, y con satisfacción podemos decir: reto ganado, ya que los tres grupos vencedores generaron tres ingeniosas soluciones que, sin duda, serán útiles para nuestra institución y, por ende, beneficiosas para la población; además, de que estamos motivando la innovación en estos jóvenes”, sostuvo Jorge Ferrufino, gerente de Innovación y Negocios Tecnológicos de la entidad financiera.

“Nuestras expectativas han sido superadas. Somos conocedores del gran talento innovador que existe en nuestras universidades y en el país y, en esta oportunidad, nuevamente nos sentimos orgullosos, más siendo una institución que fomenta, asesora y apoya la creación y desarrollo de empresas competitivas e innovadoras”, agregó Jorge Velasco Terán, director ejecutivo de Fundación MAYA.

Jóvenes de universidades privadas y públicas


INNOVALAB nació este año como iniciativa de la Fundación MAYA en alianza con Banco BISA, cuenta con el respaldo del Centro de Estudios y de Cooperación Internacional (CECI) y tiene el objetivo de crear y formar jóvenes innovadores y emprendedores e incentivar su creatividad. “La innovación es clave para la formación de empresas con valor agregado que, sin duda, pueden aportar de mejor manera al desarrollo del país”, agregó Velasco Terán.

Alrededor de 212 jóvenes profesionales se presentaron a la convocatoria, de los cuales 50 clasificaron para crear productos y soluciones innovadoras dirigidas a diferentes públicos del sector financiero, y finalmente 16 conformaron los tres grupos ganadores.

Los tres grupos ganadores están compuestos por cuatro estudiantes y un egresado de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA); tres egresados de la Universidad Privada Boliviana (UPB); seis egresados de la Universidad Católica Boliviana (UCB); un estudiante de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) de Cochabamba; y un graduado del Instituto Politécnico Nacional de México. Los 16 jóvenes son de las carreras de Ingeniería de Sistemas, Ingeniería Industrial, Ingeniería en Telecomunicaciones, Ingeniería Electrónica, Informática, Economía y Negocios y Administración de Empresas.

Por su lado, Eduardo Alfaro del CECI, señaló que “está impresionado por el espíritu emprendedor y el talento de los jóvenes que participaron de INNOVALAB. El evento logró su primer objetivo que era brindar este espacio para que muchos jóvenes desarrollen sus habilidades en innovación y emprendimiento. Ahora, todos estamos emocionados de ver cómo se desempañarán los start-ups y proyectos creados”.

La incubación


Los tres equipos ganadores ingresaron en la etapa de incubación por un periodo que puede abarcar entre tres y nueve meses, dependiendo de la magnitud del proyecto presentado, explicó Jorge Velasco Terán, quien además explicó que en esta fase se apoyará a los proyectos de manera integral dentro la etapa “puesta en marcha”, con el desarrollo del modelo de negocios, la búsqueda de capital semilla y aliados estratégicos, de forma que las soluciones financieras propuestas se conviertan en productos o servicios reales y puedan ser aplicados en su primer cliente, Banco BISA.

Velasco Terán aclaró también que las ideas desarrolladas en el marco de INNOVALAB serán de propiedad intelectual de los equipos creadores. “Todas las soluciones tecnológicas que se realizaron dentro del laboratorio tienen como única propiedad intelectual a la de sus autores”, aseguró.

CUADRO DE APOYO

Innovaciones ganadoras

1er. lugar. Aplicación “BISA Life”. Equipo conformado por Andrés Vásquez, Rodrigo Simón Chavarría, Pamela Isi Macías Galleguillos, Jorge Aníbal Mercado, Carla Noemi Chinchero y David Alejandro Iriarte.

2do. lugar. Aplicación “Chuspita”. Grupo compuesto por Hernán Rengel, Alex Johnny Cruz, Renato Velasquez, Alex Condori, Carlos Germán Calle y Juan Victor Aguilar.

3er. Lugar. Aplicación “Relámpago”. Equipo conformado por Aquilardo Caricari, Gastón Esteban Paredes, Douglas Medrano y Adam Marcelo Ríos. ////




Mypes precisan créditos por $us 1.000 millones

El 90% de las Micro y Pequeñas Empresas (Mypes), del departamento de Santa Cruz, demandan $us 1.000 millones en línea de créditos para invertir en la adquisición de tecnología de punta que impulse el crecimiento de estas unidades productivas. Por otra parte, temen que con la caída del Real (divisa) en Brasil las importaciones de productos provenientes del país vecino se incrementen a su sector.

Necesitan créditos. Félix Nicasio, presidente de la Cámara Departamental de la Pequeña Industria y Artesanía Santa Cruz (Cadepia), indicó que de las 18 mil Mypes cruceñas gran parte de estas no están tecnificadas o cuentan con tecnología obsoleta.

"A la fecha la banca no concede créditos productivos a las Mypes, solo nos dotan préstamos comerciales con altos intereses, por esta situación demandamos que el Gobierno incentive a este sector que genera el 85% de las fuentes de empleo del país", indicó Nicasio.

Entre tanto, Berto Bucett, presidente del sector de Metalmecánica de Santa Cruz, dijo que el 80% de las 2.000 unidades productivas, que aglutinan necesitan acceder a créditos con tasas razonables, para adquirir nueva tecnología.

"Estamos perdiendo competitividad a comparación de empresas del exterior. Si el Gobierno nos incentiva nosotros podemos apoyar al sector agropecuario con la construcción de tanques de agua para riego, construcción de silos, producción de herramientas, entre otros implementos", dijo Bucett.

Temen daños a las Mypes. Víctor Ramírez, presidente de la Confederación Nacional de Micro y Pequeñas Empresas (Conamype), indicó que la caída del Real en Brasil, puede incrementar la importación de muebles, manufacturas y confección de textiles.

"Estamos estudiando en los departamentos del eje central el impacto, toda vez que el 10% (4 mil) Mypes del país comercializan sus productos en las fronteras", concluyó.

jueves, 26 de marzo de 2015

Centro de innovación estará listo en abril

La Alcaldía alteña informó que la construcción del Centro de Innovación Productiva (CIP) se encuentra en la recta final y se espera su entrega en abril próximo.

“En esta edificación, que se encuentra ubicada en el Distrito 4, se invierte 1.471.498 bolivianos, la obra tiene un gran avance”, precisó el director de Desarrollo Productivo Artesanal, Sergio Choque.

El terreno fue cedido por la Alcaldía pero la obra es ejecutada por Pro-Bolivia y comprende un área de 1.250 metros cuadrados dividido en dos bloques para los rubros textil y madera.

Además, se dio a conocer que paralelamente se levanta el muro perimetral de la infraestructura. Esta obra es una pared de aproximadamente 35 metros lineales y con una altura de 2,50 metros, que divide a una casa vecina al CIP, y el de la parte frontal a la avenida Hernani.

“En una reunión que tuvimos con la estatal Pro-Bolivia, dependiente del Ministerio de Desarrollo Productivo, hemos acordado en apurar esta obra que tiene más del 80% de avance y así complementar este centro”, remarcó Choque.

miércoles, 25 de marzo de 2015

Cooperativas potencian a las microempresas



Una nueva legislación integral y moderna para las cooperativas, capaz de impulsar el desarrollo de sus actividades y, en especial, potenciar a los microempresarios, planteó el experto en derecho cooperativo Carlos Torres Morales.

Fue al presentar su reciente libro, El reconocimiento del acto cooperativo en la legislación peruana. Historia documentada. Este incorpora artículos sobre el régimen legal de las cooperativas, la tributación y la transformación de asociaciones a cooperativas, entre otros temas.

En opinión del experto, mediante la forma cooperativista, los microempresarios podrán organizadamente, por ejemplo, efectuar compras, a fin de lograr mejores precios y colocar sus productos de manera conjunta.

En ese sentido, consideró que el modelo cooperativo aún constituye una importante oportunidad para el empoderamiento de muchos emprendedores en todo el país.

Sin embargo, advirtió que la ausencia de una legislación integral y precisa para estas instituciones limita la seguridad jurídica en sus actividades o de sus prácticas sin generar contingencias.

NORMAS “En la Constitución Política de 1993 no existe una norma promocional para las cooperativas; mientras que en el ámbito legal se cuenta con la Ley General de Cooperativas, de casi 34 años de vigencia, pero derogada, en gran medida, desde 1992, año en que se liquida el Instituto Nacional de Cooperativas, que las regula y controla”, anotó.

Añadió también que al eliminarse ciertas facultades de los gobiernos regionales, se derogaron más de 60 artículos de la Ley General de Cooperativas, la cual posteriormente fue convertida en un Texto Único Ordenado.

La falta del reglamento general y de las normas especiales de la Ley General de Cooperativas, igualmente, afectan su fortalecimiento, debido a que frente a algún vacío legal debe recurrirse de manera supletoria a la Ley General de Sociedades, tal como lo prevé la misma Ley de Cooperativas.

Sin embargo, a juicio de Torres Morales, esta aplicación supletoria es complicada y genera inseguridad, al no quedar claro a qué normas sobre sociedades anónimas o sociedades comerciales deba acudirse para subsanar las deficiencias normativas.

LA AGENDA De ahí la necesidad de una nueva normativa, que promueva mayor participación de sus socios, con una mejor regulación de sus derechos, detalló el experto.

Otro aspecto a regularse, comentó, deberían ser los procesos disciplinarios de los socios de las cooperativas y de los principios cooperativos.

Torres Morales destacó, por último, la necesidad de que sean promulgados pronto los reglamentos especiales de la Ley General de Cooperativas, al ser distinta la realidad de una cooperativa de ahorro y crédito frente a una cooperativa de vivienda o de trabajadores.

Entidades podrían ser el 10 por ciento del PBI si se asocian

[EXPERTOS CREEN QUE LAS COOPERATIVAS PODRÍAN FORTALECERSE SI SE UNEN. GESTION.PE]

EXPERTOS CREEN QUE LAS COOPERATIVAS PODRÍAN FORTALECERSE SI SE UNEN. GESTION.PE


GESTION.pe

La desconfianza de los peruanos, el alto nivel de informalidad, y el largo privilegio a los emprendimientos individuales, han retrasado el fomento a la asociación entre organizaciones, según estudio.

La Cámara Oficial de Comercio de España en el Perú (COCEP) presentó, en noviembre de 2014, el estudio denominado “Asociatividad: Cooperación y confianza para crecer”, en el cual se señala que si se logra que un 10 por ciento de las microempresas en Perú se asocien entonces se formarían 15 mil cooperativas que podrían representar el 10 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI).

El estudio fue presentado por la COCEP en el Foro Visiones, realizado en la Embajada de España y la Universidad del Pacífico, y fue elaborado por Baltazar Caravedo, director del Centro de Liderazgo de la Universidad del Pacífico, por encargo de la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo (AECID).

Unidades productivas de La Paz crecen en alimentos y artesanía

Las unidades productivas de las áreas de alimentos y artesanía de la pequeña industria de La Paz, fueron los sectores de mayor crecimiento con 2% y 17% entre 2014 y lo que va de 2015.

El presidente de la Cámara Departamental de la Pequeña Industria y Artesanías de La Paz (Cadepia), Genaro Torrez, informó a Cambio que la institución está conformada por 350 unidades productivas que incluyen los sectores de alimentos, artesanías, joyería, cuero, madera metalmecánica, textiles, entre otros.

“El área de alimentos, que incluye a jugos naturales, productos en base a quinua, entre otros, y el sector de los artesanos, con el objetivo de exponer sus prendas, se asociaron a Cadepia”, explicó.

Señaló que los productores independientemente de ofertar sus productos en la ciudad, visitan ferias en Oruro, Cochabamba, Chuquisaca, Tarija, entre otras regiones.

“Rotamos los productores de Capdepia para que lleven sus productos a distintas ferias del país, donde tenemos buena acogida de la población”, manifestó.

Generación de empleos
Torrez explicó que entre todos los rubros se reportan alrededor de 1.750 empleos, compuestos por los mismos familiares, pero, en los negocios semiindustriales esta tasa tiende a incrementarse.

“Cada unidad produciva cuenta mínimamente con cinco trabajadores y sumándolos llegarían a más de 1.700”, apuntó.

Nueva sucursal

Torrez indicó que Cadepia abrirá el 30 de marzo de este año una sucursal en la calle Oruro de la ciudad de La Paz, la que llevará el nombre de “Jiwasa Lurata”.

Por otra parte, expresó su desacuerdo con el ingreso de ropa usada, mercadería China y, sobre todo, la actividad del contrabando que impide a los productores subir su producción en el mercado interno.

Capacitan a 26 mujeres emprendedoras

Cerca de una treintena de mujeres emprendedoras en diversas áreas fueron capacitadas para mejorar su unidad productiva, consiguientemente, generar mayores ingresos económicos a través del programa “Fortalecimiento Integral a Mujeres Emprendedoras”, ejecutado en una alianza entre la fundación Fautapo y la Alcaldía de Sucre.

“Este Programa lo que ha hecho es darles el salto cualitativo de una unidad doméstica de producción a una microempresa; y esto ha implicado un trabajo muy fuerte para ayudarlas a conciliar su vida familiar con su vida laboral, puesto que ambas dos se realizan en el mismo espacio físico”, manifestó la coordinadora nacional del programa de Apoyo a Mujeres de Fautapo, Ximena Rojas.

Durante ocho meses, 26 mujeres emprendedoras fueron capacitadas tanto en grupo como individualmente en su unidad productiva, una de ellas fue Jhoana Claure, que consolidó un taller de metal mecánica. Ayer recibieron certificaciones de asistencia técnica.

martes, 24 de marzo de 2015

Curupaú: creaciones en cuero de pescado y lagarto

Lincon Zapata Martínez es oriundo de Baures (Beni), pero hace ocho años empezó a visitar periódicamente Cochabamba y hace tres se asentó definitivamente trayendo consigo a su familia y una propuesta creativa: trabajos elaborados con cuero de pescado, lagarto y, ocasionalmente, res, cabra y llama.

Así, en el marco de la exposición de Peces Increíbles realizado recientemente en el Museo de Historia Natural, el microempresario y artesano aprovechó para vaciar su stock de cinturones de cuero de paiche, sus billeteras de sábalo y patas de lagarto, sus portavinos de cuero de res, cortinas de escamas coloridas, llaveros, libretas tipo agenda con cubiertas de cuero de vaca y otros. Es su propuesta de productos y, según cuenta, tuvo muy buena respuesta por parte del cliente cochabambino.

Desde Beni

En realidad, su inclinación por estos artículos comenzó hace muchos años en su natal Beni, donde trabajaba curtiendo cuero para monturas de caballos, una actividad muy requerida en esa región. Más tarde, pasó a formar parte de la fundación Faunagua, que investiga y asesora a comunidades indígenas sobre el aprovechamiento de recursos naturales y fauna silvestre en la Amazonia.

Fue allí donde Lincon Zapata vio cómo las comunidades Esse Eja y Chimanes, en los ríos Beni y Madre de Dios, echaban a perder grandes cantidades de cuero de pescado. Algo parecido ocurría con las patas de lagarto, pues los originarios vendían a las grandes curtiembres sólo los flancos de estos saurios y desechaban estas extremidades por considerarlas demasiado chicas para utilizarse en prendas de vestir. Así que decidió crear su propia empresa a la que llamó Curupaú y estableció acuerdos con los indígenas para comprarles estos cueros (actualmente paga 40 bolivianos por kilo).

Su estrategia es salar el cuero de lagarto y congelar el de pez para conservarlo y traerlo a Cochabamba en buenas condiciones. Acá en su taller ubicado en Arocagua, realiza el curtido manual utilizando el tanino, el polvo de quebracho y otros. Pinta con añelinas. Realiza varios procesos de secado. Esmalta y ejecuta los acabados, según las exigencias de cada tipo de cuero, pues no todos son iguales ni tienen el mismo fin.

De hecho, algunos trabajos pueden tomar una inversión de dos días y otros hasta de dos semanas, tal el caso de las cortinas de escamas coloridas, entreveradas con trozos de bambú y semillas amazónicas.

Mercados

De cualquier manera, los productos de Curapaú van ganando mercado en Cocabamba y el desafío es proyectarse al resto del país. Ya se cuenta con una tienda en La Paz que revende sus productos. El sueño es exportar, pero la micrempresa tiene que hacer aún gestiones legales, pues el paiche es considerado una especie en extinción a nivel internacional, cuando en Bolivia más bien existe una sobrepoblación.

Algo parecido ocurre con el cuero de lagarto, producto en el que Brasil se impone en el mercado internacional por los planes de manejo sostenido que se aplican en ese país y que en Bolivia aún no existen.

De cualquier manera, los productos de Cuparaú van ganando terreno en el mercado nacional y se realizan pedidos a los teléfonos 4717806 y 67275640 o al correo electrónico linconzapata@hotmail.com.

Familia

• Prácticamente toda la familia de Lincon Zapata colabora con la microempresa: su esposa Wilma, y sus hijos Lincon (20), que estudia Ingeniería de Sistemas, y María Rosa (17), aún en colegio.

• Lincon (padre) cuenta que sus hijos también sienten pasión por la artesanía del cuero y aunque buscan profesionalizarse en otras áreas, el emprendimiento puede servirles en sus estudios.



Productos

• Los cinturones cuestan entre 100 y 120 bolivianos, según el diseño.

• Las libretas, 100 bolivianos las grandes y 60 las chicas.

• Billeteras, entre 100 y 120 bolivianos, según el acabado y mezclas de cueros.

• Portavinos, 80 bolivianos.

• Cortinas, entre 300 y 600 bolivianos.